¿Qué piensan los mexicanos de la victoria de Donald Trump?

El magnate que quiere construir un muro entre la frontera de Estados Unidos y México será el próximo presidente de los Estados Unidos. Los mexicanos dan su opinión sobre el triunfo del republicano en las elecciones del pasado 8 de noviembre.

Un muro entre la frontera de Estados Unidos y México, la deportación de indocumentados y la retención de las remesas que provengan de los salarios fuera de ley. Estos son los planes que el magnate Donald Trump tiene para México. Hace 5 días, la victoria de Trump parecía lejana y sus propósitos absurdos. A día de hoy se ha convertido en el nuevo presidente de los Estados Unidos. El mundo quedó sorprendido ante una victoria que veían poco probable en las elecciones que enfrentaron al republicano con la demócrata Hilary Clinton.

Ni los analistas ni especialistas en política estadounidense supieron pronosticar el triunfo de Donald Trump. Hoy se preguntan si el republicano intentará llevar a cabo algunas de las reformas que propuso durante la campaña. Las más polémicas tendrían una relación directa para los inmigrantes mexicanos en Estados Unidos, que llegaron en 2015 a los 34.6 millones, según el Pew Research Center. ¿Que pasaría si se construyera un muro que separara las dos fronteras? ¿Y si se deportaran a los indocumentados? Todas estas preguntas pasan por la cabeza de la sociedad mexicana, que analiza las razones de triunfo de Donald Trump, el candidato más polémico.

"Yo creo que [la elección de Trump como presidente] sí es un peligro, pero me agrada hasta cierto punto porque creo que ha sido un golpe para nuestra generación para abrir los ojos y tomar un rol más activo en la política", explica Fernando Loza, un mexicano de 27 años y deportado de Estados Unidos a México hace cuatro. Un mapa que mostraba la elección del voto según las edades le enseñó a Loza que gente de mayor edad era la que había apoyado a Trump. Otro gráfico analizaba los votos de los millennialls, la generación tecnológica representada por jóvenes entre 18 y 30 años, y el resultado era muy diferente. "Tal vez que haya ganado Trump sirva para que los jóvenes se den cuenta de que su voto sí tiene una repercusión".
 
Foto: Mónica Redondo

Para Fernando, Donald Trump es lo que él denomina 'necessary evil'; un mal necesario que puede sacudir a la sociedad americana por la confrontación que ha provocado el próximo presidente. Por otro lado, el joven mexicano también lo describe como un "perro que ladra mucho pero a la hora de la verdad irá a menos". Piensa que algunas de sus reformas, como la construcción del muro, son un chiste. ¿Cuántas veces han construido un muro y ha caído años después, como el de Berlín?, se pregunta. Otro aspecto cuestionado por Loza es la deportación de los indocumentados en Estados Unidos. No sabe cómo planea el nuevo presidente la localización de inmigrantes sin papeles, cuando muchos de ellos "llevan años viviendo allí y tienen un trabajo, una casa y un seguro. Son personas que consiguieron colarse en el sistema de alguna forma".

Loza, que actualmente trabaja de camarero en un restaurante en Ciudad de México, era uno de ellos. De los 23 años que vivió en Estados Unidos, 15 fueron como ilegal. Mientras estudiaba en una universidad en California, fue detenido por una infracción de tráfico, y los policías descubrieron su situación migratoria. Durante el siguiente año, pasó por las cárceles de Sacramento, San Diego y Arizona, hasta que finalmente fue deportado a Tijuana.

Un peligro para los soñadores

Jóvenes como Fernando son los llamados 'dreamers', jóvenes que llegaron a Estados Unidos siendo menores de edad e indocumentados. Barack Obama implementó en 2012 la acción ejecutiva Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA), con el objetivo de proteger a los menores impidiendo su deportación. Donald Trump afirmó que pretendía derrocar la reforma si llegaba al poder. "Es una de las cosas más urgentes que se deberían de evitar, la deportación de los jóvenes sería fatal", explica Eileen Truax, periodista mexicana que trabaja como autónoma en Estados Unidos.
 
Eileen Truax. Foto cedida.

Truax recuerda que en 2007 fue aprobado en el Congreso estadounidense la construcción de un muro tanto físico como virtual que los separara de México. En ese momento, también se apostó por una campaña antiinmigrante y por una campaña del terror con el fin de frenar la ola migratoria. Finalmente, la propuesta fue aplazada por los recortes presupuestarios. La periodista arroja que la construcción del muro de Trump costaría 25 mil millones dólares y cuestiona si los costos económicos podrían volver a suspender los planes fronterizos.

No todos los planes de Trump pueden llevarse fácilmente a cabo, pero el magnate sí tiene el poder suficiente para poner las cosas difíciles. Las remesas de Estados Unidos a México son la segunda fuente de ingreso legal para los mexicanos. Según afirmó el próximo presidente, otro de sus propósitos es interrumpir el envío de remesas para que con estas se pueda construir el muro.
"Me parece poco probable que lo consiga, pero el problema real es que tenemos un país que depende del dinero que mandan desde Estados Unidos. Eso es más fácil para el Gobierno que crear un buen sistema que dé buenos salarios", sostiene Truax.

"El muro es una genialidad"

 

Miguel Ángel Jiménez Godínez estudió Ciencias Políticas; trabajó para el Banco Mundial y fue diputado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la agrupación política del presidente mexicano Enrique Peña Nieto. Fue diplomático en Washington, donde formó parte del grupo de trabajo sobre temas migratorios impulsado por Barack Obama.

Jiménez entiende el triunfo de Donald Trump como un fin de ciclo a nivel global en términos de desarrollo histórico del capitalismo industrial y financiero. El republicano es una persona tan polémica precisamente por sus declaraciones contra la democracia liberal, los Derechos Humanos y el libre comercio. A pesar de ser cuestionado, ha logrado dar voz a muchos ciudadanos estadounidenses que exigían un cambio en el sistema actual. Su equipo de campaña supo identificar muy bien estas necesidades, un hecho que le ha llevado hasta la presidencia. Más allá, el politólogo afirma que todas las propuestas que ha escuchado de Trump son muy sensatas y que, si fuera americano, hubiera votado por él.

El 29% de los hispanos, uno de cada tres, escogió a Trump

Una de las declaraciones que tienen mas sentido para el ex diputado es precisamente la más polémica: la construcción del muro. "Yo creo que es una genialidad y si no la propuso Trump la debió haber propuesto y defendido Enrique Peña Nieto", asegura. "Que exista este libre flujo por la frontera de manera ilegal al único que le perjudica y que paga costos altísimos es a México. Si hubiera una acuerdo de migración legal y unas sanciones de manera automática se creará un acuerdo para que trabajen legalmente".

El 8 de noviembre, ante el en ese momento posible triunfo de Donald Trump en las elecciones, el peso mexicano sufrió una de las peores devaluaciones de su historia. Según Jiménez Godínez, el sector financiero se inventó la asociación entre Trump y el peso. "No hay ninguna base científica que lo demuestre. El precio es producto de la balanza comercia, de la oferta y demanda del mercado y los precios relativos en ambos países".

Al igual que el experto en Ciencias Políticas, muchos mexicanos hubieran querido votar o votaron por el candidato republicano. El 29% de los hispanos, uno de cada tres, escogió a Trump el pasado 8 de noviembre. Tanto Miguel Ángel como el joven Fernando explican este fenómeno con la ayuda de algunos mexicano-estadounidenses, quienes acaban sintiéndose americanos y dejan de lado su país de origen. "Los mexicanos de segunda y tercera generación son muy religiosos y votan mayoritariamente republicanos porque en ellos encuentran un confort político cuando sale una propuesta del Partido Demócrata a favor del aborto, por ejemplo", explica Jiménez Godínez.

La familia Loza siempre recordó cuáles eran sus raíces antes de ser deportados. Cuando el joven salía de la escuela en inglés, sus padres le ponían deberes en español al llegar a casa. Pero Fernando también tenía amigos que eran lo opuesto: "Hay gente que olvida lo mexicano, como si pudieras borrar la piel, tus facciones, cómo hablas o tu nombre. He ido a casas de pequeño que tenían prohibido hablar el español".

Fuente: hipertextual
Compartir en Google Plus

Sobre Vladimir Roa

Abogado

0 comentarios:

Publicar un comentario