En 16 años de construcción el hotel del aeropuerto de Maiquetía no alcanza a una estrella

Su edificación forma parte del Proyecto Maiquetía 2000, desarrollado en el Plan Maestro del aeródromo litoralense. Tres empresas con demandas y el replanteo de obras, han retrasado su culminación que la última vez, fue prometida para enero 2015
 
Luego de querellas judiciales el hotel no se concluyó.

La Guaira.- Prometió ser una de las mayores inversiones en materia turística y de desarrollo aeronáutico para el Aeropuerto de Maiquetía. Fue visualizada como una obra de primer orden, con finos acabados, en donde el hospedaje y el movimiento comercial se conjugarían para dar confort a los usuarios del aeródromo más importante del país. Sin embargo, no fue así. Transcurridos dieciséis años, con la participación de tres grandes empresas, una serie de demandas y contrademandas y una inversión superior a los 540 millones de bolívares, el hotel Aeropuerto es solo una estructura inoperativa, que no alcanza a la categoría de una estrella.

La historia que rodea a la construcción del hotel en el terminal aéreo de Maiquetía, inició en el año 2000, cuando el Estado venezolano suscribió un contrato de concesión con la empresa Proyectos y Construcciones GTS, presidida por Camilo Lamaletto, con el fin de que se encargara de su desarrollo en las adyacencias de la terminal internacional de Maiquetía, lo administrara durante 40 años y pagara al Estado 6,2% de los ingresos brutos.

“El proyecto inicial calculaba una inversión de treinta millardos de bolívares (Bs. 30.000.000.000) de la época, luego con la reconversión monetaria se trata de treinta millones de bolívares (Bs. 30.000.000) para la construcción de un hotel de categoría 4 estrellas, con 140 habitaciones en 14 mil metros cuadrados de construcción. Ese dinero sería aportado por el inversor privado, quien tendría por 40 años la concesión de la estructura”, explicó una fuente de la Dirección de Comercialización del Instituto Aeropuerto Internacional de Maiquetía (IAIM) que no quiso ser identificada.

Luego bajo la dirección de José Gregorio Vielma Mora, el aeropuerto y la empresa acordaron aumentar el alcance de la obra a un hotel 5 estrellas, de 312 habitaciones, 20 suites, 308 puestos de estacionamiento y la conexión directa con el terminal internacional mediante un pasillo conector en 50 mil metros cuadrados de construcción, lo que implicaba una inversión de unos cien millardos de bolívares (Bs. 100.000.000.000), cien millones de bolívares en la actualidad (Bs. 100.000.000), afirmó la fuente del IAIM.

La obra debía estar lista en el 2006, pero a mediados del 2007 iniciaron los caminos judiciales para rescindir el contrato en los Tribunales Contencioso Administrativo. Mientras, los voceros de la empresa Proyectos y Construcciones GTS, indicaron que incumplieron con los tiempos de entrega de la obra, porque el proyecto original sufrió una modificación, el Ministerio de Infraestructura, bajo el mando de José David Cabello, abrió siete expedientes administrativos y puso obstáculos que impidieron el otorgamiento de créditos solicitados por la empresa ante la banca, para culminar la edificación.

Según datos aportados por Proyectos y Construcciones GTS en sus declaraciones ante los tribunales venezolanos, hasta febrero de 2007, la empresa invirtió Bs. 61,7 millones para la ejecución del 78% de la obra. Sin embargo, las autoridades del Ministerio de Transporte Acuático y Aéreo, al retomar la obra seis años después, en el 2013, aseguraron que en el hotel solo se ejecutó el 38% del avance físico, por lo que se requería de una nueva y cuantiosa inversión.

Un barril sin fondo

Con la llegada a la presidencia de Nicolás Maduro, el proyecto del Hotel Aeropuerto fue reactivado. Así con el inicio del plan de Gobierno de Calle, el presidente anunció que destinarían Bs. 69.000.000 (sesenta y nueve millones de bolívares) para terminar la estructura del hotel. La culminación fue prometida por el entonces Ministro de Espacios Acuáticos y Aéreos, Hebert García Plaza, para el primer trimestre de 2015.

“Los recursos aprobados permitirán, en un lapso de catorce meses, completar los recubrimientos y cerramientos exteriores del edificio; culminar la red de tuberías de aguas limpias y del sistema de aire acondicionado; así como la colocación de 12 ascensores e instalación de piezas sanitarias, accesorios, cielos rasos, molduras de techos y pinturas en general”, fue la oferta anunciada por García Plaza en junio del año 2013.

La cifra también sería utilizada para la ampliación de la subestación principal de Maiquetía, para suministrar un generador de electricidad independiente al hotel y la construcción de una aducción para el suministro de aguas limpias y un colector de aguas residuales separadas del aeródromo.

“Comenzaron las obras y se adelantó bastante, pero después se volvió a parar. Se recubrió todo lo que permanecía en obra gris y se colocaron ductos en los aires acondicionados y se trabajó en los cuartos de baños”, contó Rogelio Lugo, obrero que trabajó en esa fase bajo la contratación de la empresa Inversiones Canton & Asociados, C.A.

Las intervenciones de esta empresa no se extendieron más de un año. En 2014, García Plaza volvió a anunciar una nueva inversión: en esta ocasión un poco más de Bs. 300.000.000 (trescientos millones de bolívares) para una nueva empresa: el controversial Fondo Global de Construcción C.A., la misma empresa que es investigada por estafa al Estado venezolano, en la construcción de viviendas de la Misión Vivienda Venezuela y que ha sido responsable de otras obras cuya conclusión es eterna, como por ejemplo el estadio de béisbol que la gobernación de Vargas levanta en Macuto.

“La empresa nueva asumió y despidió a muchos obreros y se encargó de desmontar lo que se había adelantado, diciendo que estaba mal hecho. Todo eso para cobrar más. Este hotel si chupa plata y nada que adelanta”, relató Lugo, quien además fue uno de los despedidos en este cambio.

Uno de los cambios más notorios, es el cubrimiento de las líneas de cerámica azul, colocadas en la fachada hace menos de dos años y que ahora es cubierta con unas estructuras metálicas.

Puertas adentro el desarrollo de la edificación es un misterio. Entre los obreros y vigilantes que aún laboran ahí, se asegura que la estructura será intervenida nuevamente. “Muchas piezas como pocetas y material de construcción ha sido robado por los habitantes de los edificios que están al lado del estacionamiento porque la empresa le quitó la vigilancia”, dijo María Rivas, quien vende comida en una cava a la entrada del terminal internacional.

Y mientras que en sus balances del año 2016, el Fondo Global de Construcción incluye entre sus proyectos terminados las obras del Hotel Aeropuerto Maiquetía, la estructura sigue cerrada, sin prestancia o brillo y sin ninguna de las estrellas que la distinguirían como lugar de alojamiento turístico.

Fuente: elpitazo

Compartir en Google Plus

Sobre Vladimir Roa

Abogado

0 comentarios:

Publicar un comentario