Thomas Shannon: Éxito del diálogo en Venezuela depende principalmente del gobierno

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos del Gobierno de Estados Unidos, Thomas Shannon, consideró que el éxito del diálogo venezolano, depende del gobierno nacional.



Consideró que Venezuela vive una crisis política, además de una crisis económica y humanitaria y destacó que comunidad internacional quiere ayudar al pueblo venezolano a resolver la crisis política entre el gobierno y la oposición.

A continuación las declaraciones de Shannon sobre Venezuela en entrevista al Mercurio:

“Primero: Venezuela está en una crisis política, montada en una crisis económica, montada en una crisis humanitaria. Pero la solución a la crisis económica y a la humanitaria va a salir de resolver la crisis política. Y la región -con Unasur- y la comunidad internacional -con la participación del Vaticano y el interés mostrado por la Unión Europea, la OEA y EE.UU.- quieren ayudar al pueblo venezolano a resolver sus propios problemas: la crisis política entre el gobierno y la oposición.

La comunidad internacional ha montado un esfuerzo yo diría inédito en Venezuela para ayudar al pueblo venezolano a resolver sus problemas. El proceso de diálogo y el apoyo ofrecido por organizaciones internacionales -como el Banco Mundial, el FMI y las organizaciones de caridad- no solo crearon un espacio para el diálogo, sino que también para ofrecer los recursos necesarios para enfrentar en lo inmediato la crisis humanitaria. Es una muestra de solidaridad muy, muy importante.

La cuestión es si los venezolanos quieren aprovecharla. Y más que nada, si el gobierno quiere aprovecharla. Porque el éxito del diálogo depende más que nada del gobierno, porque para salir de la crisis política Venezuela tiene que fijar una agenda electoral, después tiene que resolver problemas institucionales que existen, especialmente la lucha entre el poder Legislativo y el Judicial y el Ejecutivo; tiene que sanear su sistema electoral para permitir elecciones que puedan ocurrir con confianza; tiene que resolver el problema de los presos políticos, y después de eso, tiene que abrir un espacio para que la comunidad internacional pueda empezar a entregar bienes humanitarios. Casi todo eso está en manos del gobierno.

La comunidad internacional está esperando en el diálogo, el cumplimiento de los acuerdos ya alcanzados y esperando más avances en el proceso del diálogo”.

-La asistencia y disponibilidad de la comunidad internacional para ayudar en el diálogo, para ofrecer recursos es “la zanahoria”. La otra parte es “el garrote”: ¿Cree necesaria la presión de la comunidad internacional? Por ejemplo, Mercosur ha sido una de las organizaciones más severas con Venezuela, al obligarla a adecuar sus normativas sobre derechos humanos y cuando no lo hace la sanciona, excluyéndola del bloque. La OEA, bajo el nuevo secretario general Luis Almagro, ha intentado invocar la Carta Democrática. ¿Son necesarias también esas acciones en paralelo?

“En mi experiencia en relaciones internacionales, los incentivos y presiones andan juntos. Pero es importante entender que la comunidad regional e internacional no está amenazando a nadie, aunque sí está indicando que hay consecuencias.

Y Mercosur acaba de demostrar estas consecuencias. Nuestro propósito es convencer a los venezolanos de sentarse a la mesa, dialogar, llegar a acuerdos que abran espacio para una solución a una crisis y cumplir con los acuerdos.

Esto es lo que la comunidad internacional está esperando. Con eso los venezolanos van a mostrar si quieren buscar un sendero hacia la convivencia y hacia la reconciliación, o si van en rumbo hacia una ruptura.

Quiero destacar nuestro respeto y admiración hacia el pueblo venezolano, porque es un pueblo muy creativo, muy innovador, que tiene la capacidad de aguantar mucho. También tiene la habilidad de resolver los problemas cotidianos de una manera impresionante. Pero sería un error pensar que la paciencia del pueblo venezolano es infinita”.

-En Venezuela, usted ha podido conversar con el gobierno, que suele usar de chivo expiatorio a Estados Unidos, habla del imperialismo, lo pone como antagonista. Después de sus conversaciones, ¿ha disminuido ese tono?

“Es parte de su retórica, una retórica que no nos agrada. Pero creo que el venezolano lo reconoce como una retórica y no como una expresión de realidad. Solo el hecho de que nosotros tengamos la habilidad de hablar directamente con el gobierno venezolano y de tratar de resolver problemas, y en algunos casos podemos resolver problemas, indica que existe la capacidad de, entre los dos países, tener una relación bilateral que funcione. Este es un mensaje importante para todos los venezolanos”.

Noticia al Día/El Mercurio
Compartir en Google Plus

Sobre Vladimir Roa

Abogado

0 comentarios:

Publicar un comentario